Ayer 3 de diciembre se vivió una noche muy emotiva en Szenatokia. San Agustin Kulturgunea acogió la 25. edición de los premios Argizaiola, y los y las presentes pudieron disfrutar de una gala muy especial.

En los últimos años las personas que han recibido el Argizaiola Saria han sido referentes en el ámbito del euskara y la cultura vasca. Sin embargo, los premios de este año han querido remarcar el trabajo ánonimo, "de hormiguita", a favor del euskara y la cultura vasca. Ese trabajo desarrollado por miles y miles de hormigas y que quizá a veces no se vea tan reconocido como mereciera.

En nombre de todas esas personas incansables, que realizan ese trabajo de base, recibieron el Argizaiola las siguientes "hormigas": Justo Alberdi (Bizkaia), Patxika Erramuzpe (Ipar Euskal Herria), Nafarroa (Carmen Belaza), Gipuzkoa (Jaime Albillos), Kepa Mendia (Araba) y Jose Ramon Zengotitabengoa (euskal diaspora).

Todos ellos estuvieron presentes en el acto, acompañados de amigos/as y familiares. La presidenta de Gerediaga Nerea Mujika fue la encargada de entregar los premios uno a uno. Todos ellos tuvieron palabras de agradecimiento y hablaron de su labor.

Tal y como remarcó Nerea Mujika, la nuestra también es una colonia de hormigas: "¿Cuál sería el destino de la cultura vasca sino fuera por todas esas personas haciendo esa "labor de hormiguitas"? Durangoko Azoka también es un reflejo de esa labor. La Azoka misma es un resultado de ese trabajo de hormiguita".

En el acto se habló mucho del pasado, pero también del futuro. "El euskara y la cultura vasca afronta grandes retos en el futuro. A nosotras también nos toca seguir haciendo ese trabajo de base, y vosotros y vosotras seréis nuestro referente. Muchas veces hablamos de transmisión; y en este caso también, es necesario transmitir esta labor. ¡Sigamos cada uno y cada una trabajando en su ámbito a favor del euskara y la cultura!".

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn